sábado, 20 de diciembre de 2014

Contexto: Tristana - Benito Pérez Galdós

                Tristana es una obra de Benito Pérez Galdós de 1892 que pertenece a sus novelas espirituales. Está escrita en un momento caracterizado por el contraste entre estabilidad política y la alternancia de poder entre conservadores y liberales. La obra de Galdós se caracteriza por su marcado y nítido realismo apoyado en el espiritualismo. Para la elaboración de esta novela, Galdós recurrió se inspiró en Don Juan Tenorio para el personaje de Don Lope. Igualmente se recurre a la historia del viejo y la niña, ya relatada anteriormente en obras como El sí de las niñas.

La novela manifiesta la situación de opresión de la mujer en el siglo XIX a través de la figura de Tristana, una joven huérfana a cargo de Lope, donjuán ya mayor que hace las veces de padre y de amante sin haber contraído matrimonio con ella. La primera parte de la novela presenta a los personajes principales, y relata la situación por la que Tristana llega a casa de D. Lope y convive también con la criada Saturna, su amiga y confidente.  Don Lope es un exponente de los valores medievales, con una peculiar moralidad de galán y caballero ya pasada de moda en el siglo XIX.

Tristana no consigue integrarse en la sociedad de su época, porque imagina un futuro más libre, con una clara conciencia de su condición femenina; pero, con la incomprensión de sus dos amantes y la falta de preparación a la que, por ser mujer, la condena la sociedad de finales del siglo XIX. La sociedad solo contempla cuatro opciones para la mujer: casarse, ser artista, monja o prostituta. Al final la mutilación de su pierna supondrá también la mutilación de sus ideales. Para remediar su situación económica el anciano y la joven se deben casar, a pesar de sus ideas en contra del matrimonio que ambos defendían al inicio de la obra. La frase final trasluce el irónico desencanto del narrador frente al conformismo y la insipidez a la que han llegado la vida de los protagonistas, antes llena y alegre: “¿Eran felices uno y otro? Tal vez”


Se puede ver como una novela antifeminista, ya que las aspiraciones de Tristana son tratadas como sueños imposibles y no como causas y lo que mejor demuestra esta postura es el desenlace, en el que Tristana, olvida toda su lucha y se mantiene como mujer humilde en su casa siguiendo el determinismo característico de la época. El narrador da a conocer el feminismo como una postura basada en inútiles ilusiones por los personajes de Horacio, que la sigue la corriente porque ve sus aspiraciones como sueños y su canon de mujer perfecta es una típica de su época, y en Lope, que la anima a seguir sus sueños cuando está enferma pero no porque los vea posibles sino para darle alegría de vivir. Aunque en la descripción inicial de los ideales de la protagonista se ve un voto a favor del feminismo, finalmente lo posiciona como absurdo.